Mi experiencia personal (Ibn Asad)

Nunca hasta ahora sentí la necesidad de publicar sobre cuestiones personalespues nunca hasta ahora pensé que fuera de interés o utilidad hacerlo. Ahora hay algo vivido que considero bueno hacerlo público ya que es posible que ayude a alguien. Ojalá así sea.Puedo expresarlo con claridad en pocas palabras: en los últimos diez años mi experiencia de vida nómada me ha permitido explorar la amplísima gama de registros del alma humana en toda su intensidad… y quizás sólo este último año he empezado a plantearme esta pregunta: ¿y para qué? ¿Por qué esforzarse en entender al otro cuando aún lo ignoro todo de mí mismo?En seguida comprobé no sin espanto que todos nuestros intentos de explicar el exterior se desacreditan a sí mismo con facilidad: la agresividad, la violencia, el cinismo de las palabras son pruebas irrefutables de ignorancia. ¿Qué ignoranciaes esa? La mía; primera persona del singular. La de alguien que ha buscado y rebuscado las consecuencias del mal fuera, sin disponer de madurez intelectual para encarar las causas del mal dentro. En un lenguaje castellano: la ignorancia de un quijote que no sólo busca gigantes donde no los hay, sino que además, no se reconoce enano. Yo soy ese enano.
¡Basta de hablar y señalar la pequeñez de los otros!
De repente me vi hablando, denunciando y señalando la corrupción, la perversión y la crueldad de los otros. ¿Para qué? Para que estos a su vez señalen las de otros, y estos otros señalen las de aquellos, y aquellos señalen las de mi pueblo, y así indefinidamente, en un círculo vicioso que la historia ha demostrado no tener fin. Esa rueda de rencor y odio en tiempos de crisis se acelera; y esos tiempos han llegado. Por eso, porque soy consciente de ello, aprovecho la crisis generalizada para dejar de reclamar y quejarme de un exterior que tan sólo nos refleja personalmente.

Hago ese esfuerzo: muy pocos están dispuestos a dejarde buscar un culpable fuera para encontrarse con un hombre responsabledentro. Se habla de crisis económica, crisis política, crisis financiera, crisisreligiosa … para evadir encarar la crisis personal que está en el núcleo de todo elresto.Porque esta crisis es personal.
Íntima, interior, intransferible. Pues es cadahombre y cada mujer quienes deben resolver esta crisis. Hay corrupción porquela aceptamos personalmente.

Hay explotación y abusos porque los toleramos(en especial, cuando nos beneficia personalmente).
Hay mentiras porqueparticipamos en ellas.
Pagamos por educación corrupta para acceder a trabajoscorruptos y pagar impuestos corruptos aprobados por leyes corruptas de cabo arabo.
Los bancos son poderosos porque nos encanta jugar al monopoly conellos.
Los medios de información nos manipulan porque somos adictos alveneno de sus contenidos. Los explotadores espirituales existen porque estamosdispuestos a seguir a cualquier sinvergüenza que hable de conspiraciones,terapias y profecías.
La sociedad civil está desvencijada porque nos hemos encerrado en un individualismo parapetado en media y redes sociales de espaldas a las comunidades humanas reales.
La familia está moribunda porque hemos abandonado el cuidado de nuestros hijos y padres de forma personal ynegligente.
El crimen organizado existe para satisfacer una demanda personal:drogas, sexo, cultura basura, la protección mafiosa que ofrecen las fuerzaspoliciales o militares… Porque incluso los banqueros, los políticos y los dealers internacionales son personas; no son monstruos ni seres de otra galaxia. Elsustrato de esta grandiosa crisis que estamos viviendo es personal y exige unarespuesta personal. Dar esa respuesta es una tarea muy dura, devastadora,desagradable y dolorosísima… por eso es comprensible que la mayoría prefiera quejarse del otro, del vecino, y si es extranjero, mejor. Está claro: ya señalamos la corrupción, la vileza y la inmoralidad de los gobernantes… ¿alguien señaló la
corrupción, la vileza y la inmoralidad de los gobernados?

Yo estoy dando una respuesta, la mía. Ibn Asad no publicará nunca más. Decisión libre, sin coacción, no condicionada, meditada y feliz.
Por supuesto, no puedo renunciar a pensar, ni a escribir, ni a actuar, como no puedo renunciar a comer o a respirar. Pero sí que puedo renunciar a publicar porque publicar no es mi deber, ni mi oficio, ni mi vida. La mayoría de vosotros lo entenderéis aun sin saber mis hondos motivos personales.
Comencé a publicar sobre ciertos temas hace diez años sólo por el privilegio de intercambiar ideas y pareceres con mis compañeros de estudios, con la intención de ayudarse y ayudarnos en tiempos convulsos y sin más motor que el amor por la sabiduría. Cumplí todos estos objetivos, lo que dentro de contextos editoriales profesionales o académicos, me consta, es imposible.
Dejar de publicar no es “rendirse” pues me sé plenamente vencedor con esta decisión. Dejar de publicar no es ningún “fin” sino el comienzo de una vida más rica y completa.
Por supuesto, para llegar hasta aquí, también cometí errores: no se puede luchar contra la perversidad, la corrupción y la contra intelectualidad con sus mismas armas. Yo,en ocasiones, lo hice. Por ello, no sólo renuncio a publicar, sino que renuncio también a todo beneficio de las ventas de libros. Considero que hoy en día, todo dinero está, en mayor o menor medida, sucio. En este caso concreto, nada justifica aceptar esta suciedad, más aún cuando los medios tecnológicos ya permiten un acceso libre y desinteresado a cualquier tipo de publicación. Mis ocho libros publicados estarán siempre disponibles, así como mis columnas e innumerables artículos.
No obstante, la experiencia personal que quiero compartir aquí no la viví através de los libros ni se encuentra a la venta en internet. El Dajjal, o Iblis, o Samael, o el Anticristo, o el Demiurgo, o el Master Banker,
o como quieran llamar a su villano, no estaría tanto en Jerusalén, o en Teherán, o en Londres, o en Roma, o en Washington, sino en cada uno de nosotros bajo la piel, en cada hombre y mujer, en cada una de nuestras acciones y pensamientos torpes. Y mejor que señalar la torpeza en los otros, resultará siempre fijarse y trabajar la propia. Pues combatir el mal en este mundo nuestro, es como intentar contener el océano con un caldero. No se puede dar abasto; y para coger más agua se deberá soltar otra agua, en un penoso ejercicio condenado al fracaso. Sin embargo, aunque no podemos contener el océano con un caldero, al menos SÍ podemos bañarnos en el mar, purificarnos, e incluso, como dijo Edith, “llegar afundirse en él”.Detrás de cualquier violencia, el mal existe. Esa es la conclusión de mi
experiencia. “Detrás de cualquier violencia, el mal existe” fue la sentencia que
Malcom X pronunció en 1964, tras años de una lucha cargada de errores,pasiones y numerosísimas concesiones a las vías violentas. Y aun así, con sus errores, la intuición espiritual más aguda del S.XX llegó a esa conclusión, un año antes de ser asesinado por los que suponían ser sus antiguos “hermanos” de fe, raza y causa en la secta islámica de la que Malcom X se desvinculó consciente de su compromiso con un destino más elevado. Es decir, que alguien que nació en la violencia, creció en la violencia, vivió en la violencia … discierne que es la maldad quien articula esa violencia en cualquiera de sus formas. Nunca es tarde para comprender que existe un dominio superior a la abyección y sordidez que rodea al hombre moderno, ni tan si quiera un año antes demorir. Ninguna situación actual, ninguno de nuestros problemas y miserias, ninguna causa noble o innoble, puede justificar el nivel de violencia, crueldad y perversidad al que nos estamos teniendo que acostumbrar en estos extrañísimos tiempos. Y si somos (o mejor dicho: soy) ignorante para dar respuesta efectiva a tal orgía de maldad, al menos, dejemos de empeorar las cosas; no aumentemos la torpeza general con más torpeza particular; no trituremos energías en piruetas acrobáticas exteriores cuando en el interior aún no se dado ni un solo paso.

Creo que el primer paso que se puede dar (de hecho, yo lo doy aquí) es reconocer los errores cometidos. Si se quiere vencer a la infrahumanidad, se vencerá sólo a través de aquello que nos hace humanos y nos diferencia de las bestias, a saber, el intelecto, la espiritualidad. Todo ejercicio que no sea un ejercicio espiritual, aunque se le parezca, no pasará de artimañas de profesor de filosofía, debates de piaras virtuales, reality shows de la mezquindad y lamiseria del ser humano. Antes de cualquier denuncia de la injusticia y el crimenque nos rodea, convendría pesquisar nuestro interior para cerciorarnos de que las semillas de esos vicios no estén en nosotros mismos. Entonces y sólo entonces, con un interior explorado en profundidad, es posible hacer cuestionamientos que yo mismo hice demasiado a la ligera. Si vamos a cuestionar algo, conviene empezar por uno mismo. ¿Quién soy? Esa es la pregunta que verdaderamente merece la pena que cada uno de nosotros responda, sin apoyarse en libros, sin mirar al cielo, sin marearse en internet.

¿Y quién es Ibn Asad? Un hombre real, normal, de carne y hueso, libre, que simplemente está cumpliendo con su deber escribiendo esto. Y para hacer lo que le corresponde, un hombre así no necesita nombre.

Hasta siempre.

 

Anuncios

Publicado el 28/09/2014 en Principal y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Kommon Blog

Free The Writers

Café de Papel

Historias que vale la pena compartir

Te miro me miras... Nos miramos

El blog de María G. Vicent

Nonet

Unas palabras especialmente para ti....

LA ZONA TRIBAL

.......ELIGE BIEN LAS PIEZAS DEL PUZZLE

Las termitas del cielo

Entropía callejera

#Barbanza

Mirada subjetiva de las noticias, con mucha picardia e ironía en #Barbanza

QUEBRANTANDO EL SILENCIO

.......ELIGE BIEN LAS PIEZAS DEL PUZZLE

A %d blogueros les gusta esto: