El paradigma del grupo mínimo

¿Cuál es la categorización mínima a partir de la cual se producen distorsiones perceptivas? Desde la Psicología Social se trató de contestar a esto  mediante un sencillo experimento.

Imagínese que lanzo una moneda al aire, y le digo que si sale cara pertenece al grupo A, y si sale cruz, pertenece al grupo B. Usted no conoce a nadie de estos grupos, de hecho ni siquiera existen, aunque usted cree que si.  Ahora pertenece al grupo A porque he lanzado una moneda al aire y ha salido cara.

Si le pregunto cuáles cree que son las opiniones de las personas del grupo A y B sobre diferentes temas, seguramente las posiciones que usted crea que tiene el grupo A serán mucho más similares a las suyas que las que me relate para el grupo B, sin embargo no conoce a nadie que pertenezca a esos grupos.  Seguidamente le presento una serie de informaciones, hipotéticas, sobre características de las personas que forman parte de ambos grupos, y después le pido que las recuerde. El resultado más probable es que usted recuerde de las personas de su grupo lo que es más semejante a usted, y recordará mejor del otro grupo las características que son más diferentes a usted.

Ahora viene lo más escandaloso del experimento, imagínese que le pido que elija una de las tres siguientes alternativas para repartir una recompensa;

1)      6 A – 6 B

2)      6 A – 5 B

3)      3 A – 1 B

¿Cuál cree que escogió la mayoría de los participantes en el experimento? (Recuerde que usted pertenece al grupo A). Yo diría que la opción 1, si eran buenos, puesto que ellos ganaban 6, y el grupo B también ganaba 6, o la opción 2, si no eran tan buenos, ellos seguirían ganando 6, y el grupo B ganaría 5. Sin embargo, la opción mayoritaria fue la tercera, la de máxima diferencia, la mayoría de los participantes prefirieron ganar la mitad, tres, pero tener el triple que el grupo B.   Hay un proverbio que dice; “para pelear los pollitos de la misma gallina se pintan la cara de distinto color”.   De vez en cuando deberíamos pararnos a analizar si las diferencias que hemos creado entre nosotros existen, preguntarnos, por ejemplo, si es tan diferente un hincha del Barça a uno del Madrid.

A continuación dejo el enlace a un vídeo sobre el experimento de Jane Elliot en el que divide a los niños de una clase en dos grupos, y se ve como rápidamente todos asumen la pertenencia al nuevo grupo, con todas sus consecuencias.

Anuncios

Publicado el 04/10/2014 en Principal y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Kamikazed

Party People

Café de Papel

Historias que vale la pena compartir

Te miro me miras... Nos miramos

El blog de María G. Vicent

Nonet

Unas palabras especialmente para ti....

LA ZONA TRIBAL

.......ELIGE BIEN LAS PIEZAS DEL PUZZLE

Las termitas del cielo

Entropía callejera

#Barbanza

Mirada subjetiva de las noticias, con mucha picardia e ironía en #Barbanza

QUEBRANTANDO EL SILENCIO

.......ELIGE BIEN LAS PIEZAS DEL PUZZLE

風俗に生かされている

風俗に生かされている男の風俗探検!いろんな地域、いろんなジャンルの風俗を好き嫌いせず体験していきます。

A %d blogueros les gusta esto: