Los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid

Quienes siguen esta línea de razonamiento normalmente encuentran un
obstáculo para concluir que el terrorismo actual es muchísimas veces
autoterrorismo. El atentado del 11 de marzo de 2004 en Madrid es normalmente el
ejemplo que se pone en tal sentido para debilitar cualquier teoría que hable del
posible autoatentado del 11 de septiembre, o de una participación de intereses
petroleros en los más grandes atentados. Ocurre que el anterior presidente del
gobierno español, José María Aznar, era considerado un excelente socio de Bush y
Blair. Los acompañó sin chistar en la invasión a Irak y se mostró siempre como un
fiel senador en esa campaña antiterrorista en la que Bush decía estar dispuesto a ir
hasta el final. Esa imagen de Aznar hace que muchos piensen que no puede ser que los propios servicios de inteligencia norteamericanos o los intereses petroleros estén detrás de las organizaciones terroristas como Al Qaeda. De otra manera,
¿cómo podría explicarse que esa misma organización haya efectuado un atentado
terrorista en Madrid matando más de 200 personas tan sólo tres días antes de las
elecciones en las que el Partido Popular (PP) de Aznar tenía todas las de ganar? La
pérdida de los comicios por parte del PP se debió indudablemente a ese atentado
que literalmente dio vuelta las encuestas y propició que el supuestamente socialista
José Rodríguez Zapatero derrotara al socio de Bush.
Sin embargo, quienes así piensan desconocen las causas profundas del
atentado del 11 de marzo de 2004.


El lector que ejercite bien la memoria seguramente recordará un muy raro
suceso del que la prensa dio cuenta de manera fragmentada el 17 de julio de 2002.
En las primeras planas de muchos diarios podía verse unas pocas decenas de
soldados españoles invadiendo un pequeño islote marroquí llamado “Perejil”,
clavando la bandera española ante la mirada atónita de unas pocas cabras que
habitaban el lugar desde que los españoles subrepticiamente mandaron a sus casas
a los seis soldados marroquíes que protegían la isla. Daba toda la impresión de que
el mundo se había vuelto totalmente loco y hasta el nombre del islote, junto a la
fotografía, causaba risa. Sin embargo, los reales antecedentes del caso, mal
narrados o desfigurados en general por la prensa internacional, no sólo
contribuyeron a que se produjera aquel episodio, sino que a la postre habrían
tenido gran incidencia en el trágico atentado de Atocha en Madrid. Ocurre que al
sur de Marruecos se encuentra un territorio que aún hoy es “tierra de nadie”: el ex
Sahara español. Este es conocido por sus riquezas minerales, y Marruecos siempre
lo ha considerado como territorio propio ante la negativa de muchos de quienes
viven en ese desierto —los sahuaríes— que reclaman que esa ex colonia española
sea un país independiente. Este conflicto entre España y Marruecos, que se inicia
con la retirada española del Sahara Occidental en 1975, siempre tuvo un perfil
relativamente bajo —incluso para España y Marruecos—, hasta que varias
petroleras se mostraron interesadas en hacer exploraciones en las aguas
territoriales del Sahara Occidental, porque consideraron que la zona podría albergar
grandes cantidades de petróleo. El conflicto se agudizó cuando Aznar firmó
concesiones petroleras a Repsol a pocos kilómetros de Gibraltar, en aguas que
Marruecos considera propias, a lo que el rey Mohamed VI respondió otorgando
concesiones de exploración en aguas del Sahara Occidental a la empresa
norteamericana Kerr-McGee, corporación que sería una especie de subsidiaria del
poderoso pulpo petrolero Chevron-Gulf-Texaco cuyo control está en manos de la
familia Rockefeller. El enfriamiento en las relaciones diplomáticas entre ambos
países terminó por provocar los sucesos conocidos con las noticias sobre Perejil.
El conflicto del islote se solucionó sólo en la superficie cuando el
Departamento de Estado norteamericano, en el 2002, con Colin Powell al mando,
presionó al gobierno de Aznar para que se retirara de éste, y la noticia bajó “para
siempre” de los medios de comunicación, aunque en la realidad el tema se
transformó en una “papa caliente” en las sombras. Aznar y su partido actuaban de
manera imprevista para el gobierno de Bush y para la propia CIA
Ahora bien, hay que puntualizar que desde hace años un gran amigo de
George Bush padre, James Baker III, también fuertemente involucrado con los
intereses del oligopolio petrolero norteamericano y de Wall Street, presentó en las
Naciones Unidas un plan de “descolonización” para que el Sahara Occidental gozara
de autodeterminación, pero no de independencia plena. Sus recursos económicos,
si se aplicara el “Plan Baker” serían administrados por la corona de Marruecos,
donde, como hemos dicho, hoy reina Mohamed VI, socio incondicional de las
petroleras norteamericanas. El gobierno de Aznar en cambio pretendía la total
independencia del Sahara Occidental, para así poder ingresar en la distribución de
la todavía mítica “torta petrolífera” sahuarí con Repsol, que sólo minoritariamente
aún está en manos de corporaciones norteamericanas (nada menos que en las del
Morgan-Chase10).

 
Desde el conflicto de Perejil, Aznar reforzó esa posición independentista
para el ex Sahara español, que colisionaba de frente con los intereses de las
petroleras norteamericanas. En los Estados Unidos comenzaron a desconfiar cada
vez más de Aznar y el PP, y sobre todo luego de la invasión a Perejil, hecho que si
hubiera perdurado en el tiempo y llegaba a una confrontación más amplia, incluso
podría haber puesto en peligro la navegación por el Estrecho de Gibraltar.
Adicionalmente, ocurrió un hecho que agravó la situación: el actual presidente del
gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, cuando era candidato, no sólo
visitó Marruecos en pleno momento de enfriamiento de relaciones bilaterales, sino
que se expresó públicamente a favor del “Plan Baker”, o sea de los planes
norteamericanos contrarios a los intereses españoles. No se trató de una jugada
personal, sino de una política mancomunada del PSOE (Partido Socialista Obrero
Español) ya que Felipe González, su máximo exponente histórico, hizo lo mismo.
Por lo tanto, si Aznar y el Partido Popular estaban siendo vistos como
obsecuentes respecto de los Estados Unidos y Bush en lo referente al tema Irak, lo
mismo cabe para Zapatero, Felipe González y el PSOE por el tema Sahara
Occidental, con el agravante de que erosionaron gravemente la capacidad de
negociación de su país, España, frente a los intereses norteamericanos.
Pero el enfrentamiento de Aznar con Estados Unidos no terminaba allí. Más
al sur, en la misma costa africana donde se encuentra el Sahara Occidental, hay
otra ex colonia española, hoy independiente, donde desde 1997 ha comenzado a
extraerse petróleo. Se trata de Guinea Ecuatorial, que hoy produce unos 330.000
barriles diarios. Aunque la cifra no es significativa, el sitio oficial en Internet de la
International Energy Administration estima que en el mar de Guinea Ecuatorial
podrían encontrarse reservas petrolíferas por hasta el 10% del total de reservas
mundiales hoy conocidas. Un frío cálculo indica que, si la EIA está en lo correcto, en
el mar de Guinea Ecuatorial podría haber nada menos que 90.000 millones de
barriles de crudo,11 cifra que pondría al pequeño país africano en un pie de igualdad
con Irak. Aunque es muy posible que esas supuestamente inmensas riquezas
petroleras no sean más que un espejismo en el que fervientemente desean creer
las compañías, como muchos otros, la mera posibilidad despertó la codicia de
Repsol y Aznar. Después de todo, Guinea Ecuatorial es una ex colonia española
donde hoy en día sólo están instaladas tres petroleras extranjeras: Exxon-Mobil
(que produce casi el 80% del petróleo que se extrae actualmente allí), Marathon Oil
y Amerada-Hess. Las tres firmas están controladas de cerca por el clan Rockefeller.
Como el lector ya debe estar suponiendo, no es casual que Guinea
Ecuatorial esté gobernada por un dictador, tildado usualmente como corrupto, que
se llama Teodoro Obiang. La cuenta de Guinea Ecuatorial en el exterior, más
precisamente en el Riggs Bank en Washington (el mismo banco donde tenían
cuentas multimillonarias otros dictadores como Augusto Pinochet) está registrada
con la sola firma de Obiang y hay más de 600 millones de dólares depositados allí,
con lo que cabe concluir que los Estados Unidos no sólo controlan el petróleo de la
pequeña nación africana sino también a su dictador y hasta los fondos de sus
regalías.

 
Pero volviendo nuevamente a Aznar, el ex presidente del gobierno español
habría entrado en sucesivas conversaciones con el peor enemigo de Teodoro
Obiang: Severo Moto, quien no por casualidad vive exiliado en Madrid. Muchos
medios de prensa en Internet acusan a Moto y al gobierno de Aznar de haber sido
los autores intelectuales de un intento de golpe de Estado ejecutado en Guinea
Ecuatorial el 8 de marzo de 2004, sólo tres días antes de los atentados de Atocha
en Madrid. El golpe fracasó porque la CIA y el MI-6 habrían entrado en
conocimiento con mucha anterioridad. Esto habría ocurrido, en parte, gracias a los
servicios prestados por Mark Thatcher —hijo de la ex primera ministra británica
Margaret Thatcher—, quien como se recordará cayó preso en ese exacto momento
en Zimbabwe por motivos que la prensa jamás aclaró, y fue inmediatamente
liberado, dado que habría sido un doble agente. Así, cuando los mercenarios de
variadas nacionalidades intentaban tomar un vuelo desde Zimbabwe a Guinea
fueron apresados en el aeropuerto de Harare (Zimbabwe), con lo que la operación,
burdamente planeada, fracasó. Posteriormente, miembros del gobierno de Obiang
responsabilizaron abiertamente de la intentona a los servicios secretos españoles, a
Aznar y a sus ex colaboradores.

 
Sumemos las causas: confrontación por el Sahara, sus aguas y su posible
petróleo, invasión inconsulta de Perejil, intento de golpe en Guinea Ecuatorial. En
suma, Aznar y el PP eran un gran dolor de cabeza para el entonces secretario de
Estado Colin Powell, George Bush y la CIA. Ocurrió, entonces, lo que no podía dejar
de pasar. Cuando todas las proyecciones de las encuestadoras privadas coincidían
en que el PP de Aznar ganaría fácilmente los comicios del 14 de marzo de 2004,
terroristas de Al Qaeda volaron tres días antes cuatro trenes en Madrid matando
más de 200 personas inocentes, el gobierno de Aznar fue sancionado por
acompañar a Bush en Irak, y Rodríguez Zapatero, quien había prometido
públicamente a Estados Unidos sumarse a la causa de las petroleras
norteamericanas y James Baker por la “autonomía sin independencia” de los
sahuaríes fue elegido presidente casi por arte de magia. Una vez más, sólo alguien
muy ingenuo podría considerar casual que Al Qaeda juegue a favor de los intereses
de las petroleras norteamericanas, con casi milimétrica precisión, pues hasta los
supuestos errores del grupo terrorista son en realidad aciertos. Vale la pena
recordar que uno de los detonadores de las bombas en los trenes no alcanzó a
accionar (instalado en un celular que no sonó), por lo que en sólo horas se sabía
que el responsable del atentado era Al Qaeda y no ETA. Y faltaban sólo horas para
las elecciones que el PP tenía casi ganadas, con lo que el gobierno de Aznar no tuvo
siquiera una excusa mínima para evitar un enorme “voto castigo”. Es necesario
remarcar el papel que jugaron los medios periodísticos españoles más
“progresistas”, que actuaron con toda celeridad entre el día del atentado y el
domingo de las elecciones apoyando y difundiendo la teoría de “fue Al Qaeda”, aun
cuando no había elementos probatorios serios aparte de la palabra del jefe del
servicio secreto español (CNI). Éste sorprendentemente declaraba a los medios lo
mismo que hacía George Bush sobre el atentado de Madrid —que Al Qaeda era el
responsable—, en total disonancia con lo que decían Aznar y su gobierno: que el
autor de los atentados había sido el grupo terrorista vasco ETA. Habría que
preguntarse entonces varias cosas. En primer lugar, ¿a quién responden los
servicios secretos españoles?: ¿Al Reino de España, o a Bush, la CIA y el
Pentágono? En segundo lugar, por qué los medios de prensa más “progresistas”,
ligados frecuentemente al PSOE, se prestaron a la versión del servicio secreto
español sin chequeo alguno, influyendo en las elecciones. Nos referimos
concretamente a los grupos que actuaron con exceso de prisa. Pues bien, la
respuesta parece ser la siguiente: la cúpula del grupo de prensa “progresista”
español más importante tiene estrechísimos vínculos empresarios con los medios
venezolanos menos progresistas y más fervientemente antichavistas. Además,
algunos de los miembros de esa cúpula de medios venezolanos reaccionarios solían
pescar —a solas, por supuesto— con George Bush padre en los lagos
norteamericanos. Podríamos preguntarnos entonces a quién responden los grupos
de medios más “progresistas”12 de España, y el propio PSOE: ¿a los intereses de
España, y sus clases obreras que dicen representar, o a la familia Bush, la CIA, el
Pentágono y las corporaciones petroleras financieras que están detrás de los
presidentes republicanos y demócratas que dicen gobernar los Estados Unidos?
Pero allí no terminan las “casualidades” que determinaron el inesperado
triunfo del PSOE en las elecciones de 2004. El nuevo gobierno socialista de
Rodríguez Zapatero se mostró mucho más amistoso con las grandes empresas
anglo-norteamericanas del sector petrolero que su antecesor José María Aznar,
quien había vendido una fracción minoritaria de Repsol-YPF en la Bolsa de Madrid,
en venta directa al Chase Manhattan Bank, como hemos dicho. Ocurre que el
ministro de Finanzas de Zapatero, Pedro Solbes, “niño mimado” del PSOE, presentó
un proyecto para derogar la “acción de oro” que el Estado español tenía en los
cuatro principales grupos estatales españoles y facilitar así su futura posible compra
por empresas de origen anglosajón. El proyecto fue aprobado. Nos referimos a la
propia Repsol-YPF, Telefónica, Iberia y Endesa, cuyos vencimientos operaban entre
2006 y 2007, pero que el Estado español podía prorrogar y finalmente no lo hizo.
¿Parece extraño esto de que Rodríguez Zapatero sea más amigo de Bush y
Blair que el propio Aznar, quien limitaba su “alineamiento” con los anglosajones a
mandar unos centenares de soldados a Irak, y fotografiarse sonriente con Bush y
Blair? Pues bien, eso no debería llamar la atención por dos razones: en primer
lugar, el propio origen del PSOE, como el de la gran mayoría de los “movimientos
socialistas”, se ha dado, generalmente, en el mundo entero, en sociedades secretas
estrechamente vinculadas a —y sobre todo, comandadas desde— Londres,
Washington y Nueva York, aun cuando la inmensa mayoría de sus miembros ni
siquiera esté enterado de que al pertenecer a las mismas está trabajando para esos
intereses. En el caso del PSOE, las antiguas fotografías de muchos de sus miembros
más importantes, desde antes de la propia Guerra Civil Española, con uniforme y
parafernalia masónica, así lo atestiguan.

 
Uno de los miembros más prominentes de estas sociedades secretas que
siempre han respondido a los intereses anglo-norteamericanos, al menos desde
1717, es un personaje al que el actual presidente del gobierno español se refiere
con gran frecuencia, elevándolo en un altar: su abuelo, el prominente masón Juan
Rodríguez Lozano, fundador de la logia “Emilio Rodríguez Pallarés 15” en León.13
Zapatero lo menciona frecuentemente en sus discursos, ensalzando su memoria
como héroe de la Guerra Civil Española. Todo esto no sería más que anecdótico si
no fuera por un “pequeño hecho”. José Luis Rodríguez Zapatero acudió a la logia
masónica fundada por su abuelo sólo tres días antes de aprobar la denominada
“Ley de Memoria Histórica”, que establece nada menos que… el pasado histórico de
España: Petróleo y sociedades secretas… Gobierno y sociedades secretas…
Socialismo y sociedades secretas… El PSOE y sociedades secretas… Felipe
González de “el primer socialista de España” al primer capitalista de las petroleras
anglo-norteamericanas… Todo muy extraño. O no, depende el cristal con que se lo
mire.

 
El PP de Aznar, de corte más nacionalista, era un obstáculo para los
intereses de los principales centros de poder anglosajones, a quienes nunca les
gustó el nacionalismo fuera de sus propias fronteras. No fue por azar que durante
la era de Francisco Franco, hoy denostado quizás en exceso, y sobre todo por la ley
de “Memoria Histórica” promovida por Rodríguez Zapatero y los medios de
comunicación más “progresistas”, se persiguió en España incansablemente a las
sociedades secretas. Y tampoco es por azar que hoy se vuelve a intentar “cambiar
la historia” en España. Recordemos la frase de George Orwell: “Quien controle el
presente, controla el pasado. Quien controla el pasado, controla el futuro…”
Finalmente, volviendo al tema específico del atentado del 11 de marzo de
2004, si se desea saber quién lo cometió, lo que hay que mirar es el planeamiento
de éste y su financiación (independientemente de que Al Qaeda sea el “responsable
operativo”).
Sin embargo, por si lo dicho no es suficiente, bastará con mencionar que el
satélite norteamericano Ikonos fotografió en forma detallada la estación madrileña
de Atocha el 23 de agosto de 2003. En Internet y en parte de la bibliografía
indicada en este capítulo pueden verse las propias fotografías del satélite.

 

Nadie vio Matrix

Anuncios

Publicado el 05/10/2014 en Principal y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Kommon Blog

Free The Writers

Café de Papel

Historias que vale la pena compartir

Te miro me miras... Nos miramos

El blog de María G. Vicent

Nonet

Unas palabras especialmente para ti....

LA ZONA TRIBAL

.......ELIGE BIEN LAS PIEZAS DEL PUZZLE

Las termitas del cielo

Entropía callejera

#Barbanza

Mirada subjetiva de las noticias, con mucha picardia e ironía en #Barbanza

QUEBRANTANDO EL SILENCIO

.......ELIGE BIEN LAS PIEZAS DEL PUZZLE

A %d blogueros les gusta esto: