La jugada maestra de Alexis Tsipras

Los mass-media oficiales, en particular en sus análisis de prensa, se han lanzado a la yugular de Alexis Tsipras por haber preguntado a los máximos interesados por la postura que debe adoptar su ejecutivo. Es la cantinela esperable de quienes piensan que la condición de ciudadano consiste en cumplir con el “vota y calla” que ellos llaman “democracia”, pretendiendo imponer el significado de la palabra a quienes, precisamente, fueron sus creadores. El ejercicio de coherencia del líder griego debería en cambio avergonzar a quienes, como Mariano Rajoy, han incumplido sistemáticamente el 100 % de su programa electoral, aduciendo siempre peregrinas justificaciones.

La opinión de este bloguero es que cuando un partido no puede cumplir lo prometido, debe renovar el depósito de confianza de la sociedad sometiendo a referéndum lo que se aparta de lo prometido. Es lo que ha hecho Syriza desde una legitimidad impecable: “Prometimos no someternos al chantaje de la Troika. Ahora nos plantean un ultimátum. ¿Tragamos o lo rechazamos?”.

Un gobernante no puede decidir por todo un país (como nos venden los oligarcas mafiosos para los que la política es “cosa nostra” y no del hombre de la calle). Esa es la creencia que ha conducido a los países mediterráneos de la U.E. a donde estamos ahora, con la solicitud constante de créditos impagables por parte de quienes no tienen que pagarlos, enrriquecidos además en el proceso de vender la riqueza de sus naciones, “políticos” en el peor sentido de la palabra que han hundido sus países y niegan legitimidad alguna a quienes pretenden resolver la situación con recetas distintas a las suyas, como si ser los causantes del desastre les diera alguna autoridad para opinar sobre él. Y ahora que decide un país, los jerarcas europeos se escandalizan. “Que paguen y sufran, como hicieron los españoles cuando rescataron con sus ahorros a la corrupta banca privada (por cierto, otra medida que Rajoy juró que nunca adoptaría)”.  Bueno, pues parece que los griegos no son tan fáciles de someter, visto el resultado del referéndum.

 Tsipras no solo ha puesto al descubierto el autoritarismo dictatorial de una U.E. que cada vez se parece más a un IVº Reich. Tal vez haya ganado la partida al cambiar su planteamiento. No en vano, su ministro de finanzas es experto en teoría de juegos.

Para hacer una pequeña introducción, me gustaría partir del final del concurso de televisión Golden Balls que consiste en una peculiar versión del dilema del prisionero.

Si ambos jugadores eligen Dividir (Split) se reparten el premio. Si uno de ellos dice Dividir pero el otro elige Robar (Steal), el que roba se lo lleva todo y el otro no recibe nada. Si ambos jugadores deciden robar ninguno de los dos se lleva nada.

La estrategia consiste en convencer al contrario de que vas a elegir dividir y esperar que él haga lo mismo. O sea, en todo momento es un tira y afloja en el que ambos concursantes pueden ser engañados.

Pero un día, un concursante hizo una jugada maestra. Mejor que la veáis:

 

 

Buena jugada, ¿No? Hasta ese momento, el segundo jugador estaba pensándose si debía robar o dividir. Si debía traicionar al otro, si podía confiar en él. Pero el jugador maestro le dice “Yo no me fío de ti y he elegido robar. Si tu robas, perdemos los dos. Si divides, me quedo todo y te prometo que te daré la mitad”.

En ese momento, el dilema era otro. El jugador B sólo tenía dos opciones, o perderlo todo o confiar en el otro y arriesgarse. En todo caso, el otro ya había decidido, así que la pelota estaba en su tejado y la responsabilidad era sólo suya.

La Troika se supone que negocia con los países, pero no lo hace. Sólo impone. A Tsipras le tienden una trampa. Le dan una propuesta que no puede asumir: supone una traición total a sus votantes. Ambos saben que significa de facto renunciar y admitir que sólo pueden gobernar en Europa los de siempre, el PP y el PSOE de cada país (el Pasok y Nueva Democracia en el caso griego, nota del “blogger”).

Tsipras intenta negociar y le dicen que no. Básicamente: “esta es nuestra última propuesta. Ahora, toda la responsabilidad de lo que pase es tuya”. ¿Y qué hace Tsipras?

Darle la vuelta. Pregunta al pueblo si debe aprobar ese acuerdo. Y a la luz de su dictamen (“vox populi, vox dei”), Tsipras proclamará “mi pueblo ha elegido democráticamente no aceptar ese acuerdo. Ahora la pelota está en vuestro tejado. Podéis proponer medidas que mi pueblo acepte o podéis romper la unión europea. Yo ya no mando, el pueblo ha hablado. Pase lo que pase, es responsabilidad vuestra”.

Visto el resultado, ha hecho una jugada de libro. De ser el único responsable a que lo sea sólo la Troika. Ahora es a Merkel a quien presionan Hollande, Obama y los demás. Tsipras sólo es un demócrata.

Anuncios

Publicado el 07/07/2015 en Principal y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Kamikazed

Party People

Café de Papel

Historias que vale la pena compartir

Te miro me miras... Nos miramos

El blog de María G. Vicent

Nonet

Unas palabras especialmente para ti....

LA ZONA TRIBAL

.......ELIGE BIEN LAS PIEZAS DEL PUZZLE

Las termitas del cielo

Entropía callejera

#Barbanza

Mirada subjetiva de las noticias, con mucha picardia e ironía en #Barbanza

QUEBRANTANDO EL SILENCIO

.......ELIGE BIEN LAS PIEZAS DEL PUZZLE

風俗に生かされている

風俗に生かされている男の風俗探検!いろんな地域、いろんなジャンルの風俗を好き嫌いせず体験していきます。

A %d blogueros les gusta esto: