Por qué el tiempo parece pasar cada vez más rápido (y cómo evitarlo)

el-tiempo-vuelaNuestros padres a menudo nos advirtieron de ello, pero es complicado de entender hasta que se experimenta de primera mano: cuanto más mayor te haces, más rápido pasa el tiempo. Es algo que te pilla con la guardia baja, probablemente debido a lo abstracto que resulta. Pero ¿por qué ocurre?.

La realidad es que no puedes añadir más tiempo al tiempo, valga la expresión, pero entendiendo cómo ocurre este fenómeno puedes al menos intentar que parezca que tu vida se pasa un poquito más despacio.

El concepto relativo del tiempo

Hay diferentes teorías sobre por qué nuestra percepción del tiempo varía conforme envejecemos. Para empezar, percibimos el tiempo de manera relativa, y eso significa que el paso de una hora cuando tenemos 5 años es muy diferente a cuando tenemos 55.

Cuando eres un niño, no has estado viviendo durante muchos años, así que un año representa un porcentaje enorme de toda tu experiencia vital. Cuando eres adulto, en cambio, ya has experimentado muchos más años así que un año se siente y percibe como algo más pequeño.

Este gráfico interactivo te ayuda a visualizar dicho concepto (teorizado inicialmente por el filósofo Paul Janet), la idea básica es: percibimos el tiempo de manera relativa al tiempo total que hemos vivido.

Vivimos menos experiencias nuevas

Cuanto más mayores nos hacemos, más mundo vemos, comenzamos a desarrollar una rutina, todo se hace más familiar. Los días comienzan a parecer más similares entre sí y el tiempo vuela.

El psicólogo William James concluyó mucho de esto en sus Principios de Psicología. Explicó que, comparado con la infancia, un adulto tiene menos experiencias y además menos memorables. A menudo medimos el tiempo según las “primeras veces”: nuestro primer día de escuela, nuestro primer beso, nuestra primera casa, nuestro primer hijo… cuando se nos acaban los “primeros”, James afirma que “los días y las semanas se suavizan, los años se vuelven más huecos y sin sentido”.

Cuando revisamos con detalle nuestros recuerdos, eso sí, el momento parece durar más. Esto es lo que el neurocientífico David Eagleman dice al respecto en un perfil del New Yorker:

“Esto explica por qué pensamos que el tiempo se acelera conforme envejecemos” Eagleman afirma en relación a cómo los veranos de la infancia parecen eternos mientras que los de la edad adulta pasan en un suspiro. Cuanto más nos familiarizamos con el mundo que nos rodea, menos información necesita “escribir” tu cerebro y más tiempo parece pasar. El tiempo es algo elástico, gomoso, se estira cuando tu cerebro necesita invertir recursos en ello pero cuando piensa “Oh, sin problema, esto ya me lo sé, lo tengo controlado”, entonces se encoge.

Así que cuando nos quedamos atrapados en el temido modo de piloto automático, en realidad simplemente pasamos el tiempo a lo largo de los días sin retener información de lo que nos rodea. Es como cuando tienes un viaje realmente largo hasta el trabajo, a veces puede que conduzcas o viajes en tren durante un largo periodo de tiempo sin que luego tengas un recuerdo real de todo lo que ha sucedido en tu camino hasta allí.

El estrés y la “presión temporal” aceleran el paso del tiempo

En un estudio publicado en Ammons Scientific, los investigadores preguntaron a los sujetos cómo de rápido sentían que el tiempo estaba pesando, desde “muy rápido” a “muy lento”. También les pidieron que calificasen la precisión con que sentían que estaban describiendo ese paso del tiempo. Y la cuestión es que, resumiendo, encontraron que la mayoría de sujetos que describían que el tiempo pasaba muy rápido era porque tenían mucho que hacer pero no demasiado tiempo para completarlo.

índice

Los investigadores llamaron a esto “presión temporal” y va de la mano del el estrés. Tiene sentido considerando el resto de teorías, de hecho. Cuando más estresados estamos, es menos probable que estemos centrados y enfocados en vivir el momento presente, simplemente intentamos que le día pase lo antes posible. Y cuando lo hacemos, no tenemos el tiempo necesario ni la capacidad para memorizar lo que nos rodea y construir recuerdos detallados en nuestra memoria. Nuestra percepción del tiempo, por tanto, parece volar.

Intenta enfocarte en el momento presente

Si la teoría es que experimentamos el tiempo en relación a los años que hemos vivido, tiene sentido entonces que un modo de evitarlo sea comparar el momento presente contra todo lo que hemos vivido hasta ese momento.

En otras palabras: vive el momento presente. Cuando te centras en el presente, estás pensando en términos absolutos, no relativos, con respecto al tiempo. Hay algunas maneras de conseguir esto.

La meditación, de la que ya hemos hablado alguna vez, te ayuda a relajarte y enfocarte en el momento presente (viene además respaldada por toda una serie de beneficios médicos y mentales). No necesitas ser especialmente espiritual o religioso para meditar, tampoco. Es tan simple como encontrar un lugar calmado, contar hasta 10 y concentrarte en tu respiración. Yo “medito” mientras lavo los platos.

Enfocarte en el momento presente es una manera de estar más enfocado, más despierto. “Enfocarse en el momento presente” es una de esas frases manidas y repetidas hasta la saciedad que probablemente hayas oído mucho, pero la verdad es que es un concepto genial que implica estar más presente en el momento y más consciente y pendiente de tus pensamientos, acciones y sentimientos. Aparte de la meditación, aquí hay algunas de las maneras más efectivas de “vivir el momento presente”, según Melanie Pinola:

Una manera muy simple de empezar es activar determinados actos reflejos y señales que nos devuelven de vuelta al presente cuando nuestra mente, inevitablemente, comienza a perderse y vagar durante el día. Por ejemplo, mientras estés comiendo, recuerda saborear cada porción de comida que te llevas a la boca. En el trabajo, puedes programar una alerta cada hora o cualquier otro tipo de alerta que te permita pausar y enfocarte en ese momento. Pausar mínimamente antes de responder a un niño, o a un adulto, también ayuda a ser más consciente del momento y de las relaciones interpersonales. Más prácticas, increíblemente simples, incluyen apreciar mejor la vida y simplemente dejar las cosas ir.

Al igual que muchas más personas, tiendo a estar más “presente” cuando estoy de vacaciones. La misma idea de estar de vacaciones es sobre vivir más en el momento: dejas atrás tu estrés y preocupaciones y te enfocas en relajarte, explorar y disfrutar de la vida. Hay algunas prácticas que intento practicar cada día para que se parezca más a esas vacaciones:

  • Me olvido de horarios: Durante años, he tenido el hábito de programar y organizar demasiadas cosas durante el día, olvidándome de mí misma. He intentado pararlo y darme más espacio para respirar, para olvidarme de mis horarios. Eso previene el estrés y me da tiempo para estar concentrada y consciente de lo que me rodea en lugar de ir a tontas y locas sin más.
  • Establezco una rutina matinal: Hay otro modo con el que intento estar más enfocada en el momento presente. En lugar de comenzar directamente mi día, desarrollo una rutina para ir más despacio y tomar el día con ganas. Sí, la idea de una rutina parece ir en contra de la noción de vivir el momento presente, pero es una rutina deliberada, una que se enfoca en vivir el momento presente.
  • Programo una actividad para el final del día: Es demasiado fácil intentar meter el clásico “cinco minutos más” al final de un día de trabajo. Es una costumbre que pronto se convierte en una hora, y antes que lo sepas te has pasado varias horas tu turno. Cuando tengo algo planeado con un amigo después del trabajo, o aunque no lo tenga, me fuerzo a acabar a mi hora, alejarme del ordenador y relajarme un poco.

Vivir el momento presente me ayuda establecer ese tiempo como una cuestión de porcentajes. Estás más enfocado en el aquí y ahora, en el valor absoluto del tiempo.

Haz cosas nuevas

Alejarte de tu zona de confort puede marcar por completo la diferencia. Si James está en lo cierto y el tiempo parece volar porque cada vez tenemos menos “primeras veces”, la mejor manera de combatirlo es añadir novedades a nuestra vida: conoce a gente, visita nuevos lugares, prueba cosas nuevas.

Si estás demasiado cómodo con tu estilo de vida, intenta decir “sí” más a menudo. Como explicó Thorin Klosowski: “Es sorprendente la cantidad de experiencias nuevas que se presentan a lo largo del día simplemente con prestar algo de atención”.

Esto es algo que puede ser tan simple como probar un restaurante nuevo o un viaje de fin de semana o ir a una parte de la ciudad que nunca has visitado. Parte de mi propósito de año nuevo es hacer una cosa nueva cada semana que me fuerce a salir de mi zona de control. Como resultado, fui por primera vez a una conferencia, hablé en un evento y escribí sobre cosas de las que me daba miedo escribir. Me costaron mi esfuerzo, supusieron un desafío, pero también fueron nuevas y cuando reflexiono sobre ellas, los últimos 10 meses se me antojan como un año largo y completo.

Hablando más en general, la idea es proporcionarte a ti mismo nueva memorias con nuevas experiencias que te obliguen a salir de ese piloto automático y cambiar tu percepción del tiempo. Al menos en lo que a mi propia experiencia se refiere, esto funciona particularmente bien.

Continúa aprendiendo

Cuando tienes experiencias nuevas, aprendes mucho sobre lo que te rodea, así que naturalmente, evolucionas con ello. Los cambios pueden suponer una gran diferencia en cómo percibimos el tiempo. Piensa cuando tenías 5, 10 o 20 años. Dependiendo de tu edad, es posible que te parezca que fue hace siglos. Has crecido y evolucionado mucho desde entonces, probablemente la razón por la que te parece que pasó hace tanto tiempo.

Cuando estás aprendiendo constantemente, leyendo acerca de nuevas cosas, probando nuevas habilidades y practicando idiomas estás, en cierto sentido, experimentando cosas nuevas. Ese aire a novedad ayuda a exprimir más el tiempo, evitando la sensación de que “vuela”.

Nuestra percepción del tiempo es un tema fascinante. Aunque es probablemente imposible “ralentizarlo” de modo que lo percibamos como lo percibe un niño de 5 años, al menos hay cosas que podemos hacer para evitar esa sensación de que, como dicen, la vida son dos días.

 

Fuente

Anuncios

Publicado el 05/12/2015 en Principal y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Kamikazed

Party People

Café de Papel

Historias que vale la pena compartir

Te miro me miras... Nos miramos

El blog de María G. Vicent

Nonet

Unas palabras especialmente para ti....

LA ZONA TRIBAL

.......ELIGE BIEN LAS PIEZAS DEL PUZZLE

Las termitas del cielo

Entropía callejera

#Barbanza

Mirada subjetiva de las noticias, con mucha picardia e ironía en #Barbanza

QUEBRANTANDO EL SILENCIO

.......ELIGE BIEN LAS PIEZAS DEL PUZZLE

風俗に生かされている

風俗に生かされている男の風俗探検!いろんな地域、いろんなジャンルの風俗を好き嫌いせず体験していきます。

A %d blogueros les gusta esto: