Archivo del sitio

A granel (Guillemo Viglione)

El hipermercado cerró los ultramarinos y mató las conversaciones de barrio. El autoservicio dejó las compras sin balanza y sin palabras. Prohibido bromear con la cajera que se forma cola. Hay cajas rápidas para los que llevan pocos productos y ya hay cajas en las que te cobras tú mismo. Las lechugas vienen en bolsa y deshojadas. Las manzanas maduran en bandejas de plástico rígido.

Éste es un mundo empaquetado, enlatado, etiquetado, clasificado, embotellado, precintado, embolsado, plastificado, deshuesado, desgrasado, pelado, precocinado y loncheado. Un mundo no retornable de PVC, Pet, Tetrabrik, aluminio, poliestireno expandido y mil tipos de plástico. Una vida insostenible, marcada, como nuestros productos, con fecha de caducidad.

El progreso es aséptico. Escrupuloso. Exacto y desapasionado. Yo prefiero vivir a granel. Comprar al corte. Que vuelvan las hueveras y el vermut de barril. Los mercados y los mercadillos. Conocer a quien regó los tomates. Rellenar sifones y devolver los cascos. Comprar lento, charlar y perder el tiempo.

No quiero una vida envasada al vacío. Aspiro a ser parte de un mundo imperfecto e inexacto. Amar a granel. No dosificar los besos. Derrochar abrazos. Reír a puñados. Hacer manojos de caricias y gastarlos sin recato.  No dar las gracias ni pedir perdón con cuentagotas. No poner etiquetas. Gastar la amistad a raudales. Soñar sin rigor y sin medida.

Comerme la vida a bocados y atragantarme de ella.

 

Cambiar esto

crecer

Televisión espectáculo y democracia

Justo en este año 2017 se cumplen cincuenta de la publicación de La societé du spectacle (en español, La sociedad del espectáculo. Pre-Textos, 2005). Se trata de un libro del filósofo francés Guy Debord en el que venía a decir que todo en nuestras sociedades capitalistas se ha convertido en representación, en un espectáculo que no es sino la imagen invertida de la sociedad real en la que vivimos.

Decía Debord que el espectáculo que nos rodea y nos inunda es la consecuencia del cambio definitorio de nuestra civilización capitalista, el que convierte las relaciones de cercanía entre la gente en relaciones entre mercancías cuando el universo del mercado absorbe y coloniza a toda la sociedad.

Ese espectáculo, decía, no es solo una colección de representaciones o imágenes que nos ofrecen para nuestra diversión sino una relación social de la que formamos parte a través de una pertenencia enajenada que nos lleva a vivir en un estado de falsedad sin réplica y sin futuro posible, en un constante presente.

Pero esa espectacularización de la vida no es ni mucho menos inocua. El espectáculo que se nos presenta como la forma amable, ligera, la más familiar y sencilla de contemplar nuestro alrededor, es en realidad la estrategia de dominio más sofisticada que se haya podido inventar porque se convierte en “el amo absoluto de los recuerdos y el dueño incontrolado de los proyectos… el espectáculo puede dejar de hablar de algo durante tres días y es como si ese algo no existiese. Habla de cualquier otra cosa y es esa otra la que existe a partir de entonces” (G. Debord, Comentarios sobre la sociedad del espectáculo).

La televisión es el medio privilegiado no solo para hacer visible esa representación distorsionada sino para construirla. De inmediato, el espectáculo televisivo nos atrapa y nos involucra sin remedio en la representación para hacernos, justo en ese mismo instante, sujetos pasivos, con capacidad de vivir, como he dicho, solo en el presente y, por tanto, sin necesidad de réplica orientada a diseñar cualquier otro tipo de hoy día o de futuro.

Allí, en la televisión-espectáculo, se expresan y se resuelven en la banalidad todos los relatos que tejen la vida social y así nacen, como también decía Debord, una política-espectáculo, una justicia-espectáculo, una medicina-espectáculo… y, añado yo, incluso una economía-espectáculo. Las vemos (involucrados, incluso sin querer, en ellas) cada día y a cada instante.

La televisión convertida en la fábrica del espectáculo se ha convertido en el entramado que organiza con brillantez y eficacia la ignorancia sobre todo lo que nos sucede y el olvido de lo que, a pesar de todo, haya podido llegar a conocerse. Y gracias a ello -sigo utilizando las palabras de Guy Debord- se ha podido acabar “con aquella inquietante concepción, que dominó durante doscientos años, según la cual una sociedad podía ser criticable y transformable, reformada o revolucionada”.

En España, como en tantas otras cosas, estamos viviendo todo esto igual que en otros países pero a nuestra manera, es decir aceleradamente y con exageración. El espectáculo y la banalización de todo lo que en la realidad es complejo ha capturado a todas las fórmulas del debate social.

Se ha convertido en espectáculo la búsqueda de pareja, la intimidad de los hogares y las familias, el amor o el desamor entre los matrimonios, la búsqueda de trabajo, el fracaso empresarial, la inocencia de los niños, la preparación de platos de cocina, el conocimiento o las operaciones de cirugía estética pero también la política y el debate sobre la economía y la forma de satisfacer nuestras necesidades más inmediatas.

No es cuestión baladí porque el espectáculo consiste en reducir cualquiera de esos trozos de nuestro alrededor y la realidad en la que estamos como un todo a fuegos de artificio, en expresarla del modo más simple o soez -si hace falta-, en gritarse unos a otros llamando constantemente la atención para que todas las miradas converjan, ajenas al exterior y a la contingencia de nuestra época, en el momento presente y en la mera anécdota.

Cuando el debate político o el económico se convierten en espectáculo televisivo también se aprovecha la representación para invertir los componentes de la realidad (intereses, ideologías, poder, clases…) y así poder deformarla. Se acaba con la historia y con el saber contrastado sobre el presente haciéndolos innecesarios para descubrir la verdad, porque desvelar las evidencias es el papel que ahora corresponde en exclusiva a los expertos. Y el diálogo, el contraste y la deliberación que son los elementos imprescindibles para generar conocimiento real se sustituyen por fanfarrias y voceríos, por los insultos propios de quien se limita a exponer lo poco o mucho que sepa como quien asalta una trinchera enemiga.

De espaldas, sin debate auténtico, sin necesidad de oírse uno a otro ni de utilizar como punto de apoyo algo del pensamiento ajeno, ya no puede existir lo verdadero -lo dice también Debord- sino, a lo sumo, verdades que no lo son porque lo son solamente de cada uno, meras hipótesis que nacen para no llegar a ser alguna vez demostradas. Así es natural que los contrastes solo puedan dirimirse entre insultos y agresiones, sin dejar hablar al oponente y que no importe que la mentira se use como sujeto, verbo y predicado. Que sea una constante sobre la que nadie pide explicaciones ni que su uso conlleve responsabilidad, solo el alimento que oxigena su propio alarido.

El morbo, el escándalo, la lágrima, la agresión, el insulto de los que se nutre el espectáculo se perciben como expresiones ingenuas, efusiones de espontaneidad y libre albedrío, un resultado de la naturalidad con la que los actores dejan correr sus sentimientos y emociones en complicidad no expresa con la parte del público que se identifica con cada uno de ellos. Pero, en realidad, el espectáculo está perfecta y milimétricamente diseñado y programado, como cualquier buena representación, para que todos esos elementos produzcan en los espectadores justo el efecto emocional (político) que se desea producir. Para ello y por esa razón, los actores que intervienen en el espectáculo televisivo, en la política-espectáculo o en la economía-espectáculo, no lo hacen por lo que son, ni los expertos por lo mucho o poco que saben, sino por el papel que representan. Y son seleccionados para que en conjunto se conforme el mosaico de emociones e impactos que se corresponda perfectamente con el efecto final que se busca provocar.

En la televisión-espectáculo nada se deja al azar aunque lo que se busca se esconda, como se esconden los trucos en los juegos de manos. El presentador o conductor (nunca mejor utilizada esta expresión de connotaciones mussolinianas) recibe constantemente las órdenes a través del “pinganillo” para que el programa discurra justo y exactamente por donde los propietarios del mundo que son sus dueños han determinado previamente que debe discurrir, y su desarrollo se modifica, se reorienta, se acelera, se pausa o sencillamente se corta en el momento necesario para que el efecto producido sea el buscado y nunca otro diferente. El “debate” en la televisión-espectáculo no se coordina u organiza -aunque lo parezca- como la escena donde hay un contraste que produce pensamiento libre sino que se conduce, se gobierna, según se ha decidido previamente para que genere el no-saber que se quiere producir y difundir. Es un acabado producto de diseño para acabar con el diálogo social que genera conocimiento auténtico como base de una auténtica democracia.

Dice con toda la razón Amartya Sen que la democracia es un sistema exigente, y no sólo una condición mecánica (como el gobierno por la mayoría) tomada aisladamente: “tiene complejas exigencias, que ciertamente incluyen la votación y el respeto por los resultados electorales. Pero también requiere la protección de libertades, el respeto por los derechos legalmente conferidos, la garantía de discusión libre, la distribución de noticias y comentarios sin censura alguna. Hasta las elecciones pueden ser tremendamente defectivas si ocurren sin que los diferentes participantes tengan una adecuada oportunidad de presentar sus posturas, o sin que el electorado goce de la libertad de obtener noticias y considerar los puntos de vista de los protagonistas principales.” (La democracia como valor universal).

La televisión-espectáculo que banaliza los problemas sociales y degrada su análisis hurta a la sociedad justamente lo que resulta imprescindible para que la democracia llegue a serlo realmente: la posibilidad de contemplar todos los componentes de la realidad para deliberar sobre ellos con todos los puntos de vista por delante. Es el instrumento más útil que puede haber para acabar con la democracia sin que nos vayamos dando cuenta de ello.

 

Fuente

El precio de lo gratuito

Si el acceso a la mayoría de los sitios web es gratuito, ¿qué consiguen a cambio todas las empresas que gastan fortunas en sus sitios web? En este nuevo negocio de la información la moneda de cambio, no es tanto el dinero físico como los datos y características del usuario potencial del entorno web.

Así vemos como nuestra privacidad se diluye, se trafica con ella, en favor de los intereses económicos de las grandes empresas virtuales.

 

 

Significados de los nombres de algunos países

Cuando los primeros conquistadores españoles descubrieron el Río de la Plata, estaba lleno de plata. De ahí, el nombre de Argentina, porque en latín «argentum» significa plata.

Lee el resto de esta entrada

FACUA denuncia a varios cines por prohibir la entrada de comida y bebida del exterior

cine-slideFACUA-Consumidores en Acción ha denunciado a otras siete salas de cine, de nuevo en Galicia, ante las autoridades de consumo de la Comunidad Autónoma por no permitir a los usuarios el acceso con bebida y comida adquiridas fuera de las instalaciones. Hace apenas una semana, la asociación ya tramitó una queja similar ante la misma autoridad contra otro cine gallego, en ese caso Pontevedra Cinexpo, por idéntico motivo.

En esta ocasión se trata de las siete salas que Galicine, perteneciente al grupo Coruña Films SL, tiene repartidas por Galicia: en Ourense (Ponte Vella), Pontevedra (Cinexpo), Vigo (Plaza Elíptica), Villagarcía (Gran Arousa), Ribeira (Barbanza), Monforte (Hollywood) y Carballo (Bergantiños). Todas las instalaciones han sido denunciadas por FACUA ante el Instituto Gallego de Consumo.

La asociación ha tenido conocimiento, tras la advertencia de varios usuarios, de que en las salas de Galicine se ha impedido la entrada a personas que han querido acceder con comida y/o bebida comprada fuera de las instalaciones, a cuya entrada se advierte a los clientes del veto mediante un cartel.

Es un régimen interno expuesto al público“, se ha defendido Galicine en redes sociales. La empresa incluso se lo ha confirmado por escrito a los usuarios que le han planteado dicha cuestión: “No se permite el consumo de comida o bebida del exterior dentro de nuestras instalaciones. Esta normativa está expuesta al público en todos los puntos accesibles al recinto. También disponemos de taquillas monedero si desea dejar sus efectos personales“.

Su actividad principal es otra

Sin embargo, FACUA recuerda que no permitir la entrada en el cine con comida y bebida es una cláusula abusiva conforme a lo estipulado en el Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias. En el artículo 82.1 se recoge que son abusivas aquellas estipulaciones que causen “un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones de las partes que se deriven del contrato“.

La asociación defiende que si el cine permite el consumo de alimentos y bebidas en sus instalaciones, es abusivo que no permitan que procedan del exterior dado que su actividad principal no es la venta de tales productos, sino la exhibición cinematográfica. La medida de no permitir alimentos sólo tendría sentido si se tratase, por ejemplo, de un restaurante, dado que el objetivo en éste sí es la venta de estos productos, sostiene FACUA.

La asociación viene tramitando distintas denuncias contra otras salas de cine españolas denunciando abusos a los usuarios. Hace una semana se presentaron contra Pontevedra Cinexpo, como se ha citado anteriormente, y además contra Kinépolis y Xanadú, ambas salas ubicadas en Madrid.

Otras denuncias similares

En febrero de 2015, FACUA logró que los Cines Ábaco de San Fernando (Cádiz) retirasen el cartel en el que se indicaba la prohibición de entrar con alimentos y bebidas adquiridos fuera de las instalaciones. Además, la asociación también denunció por entonces a Cines Dreams Palacio de Hielo de Madrid debido a que no permitía tampoco la entrada en sus instalaciones con alimentos o bebida adquirida en el exterior bajo el mismo pretexto: las instalaciones advertían con un cartel en la entrada de que dicho establecimiento “dispone de bar” propio.

En todos los casos, FACUA solicita a los usuarios que acudan a cualquier sala de cines en las que se establezca dicha prohibición, que lo pongan en conocimiento de esta asociación para formular las oportunas denuncias contra las empresas responsables.

 

Fuente

Breve historia del consumismo

 

ilustraciones-john-atkinson-2

 

En el fondo, es así de sencillo

vic3b1eta-capitalismo-pesca

 

Balance, Purga y Liberación

14

Llevamos un largo camino de búsqueda, cada uno a su modo, buscando sus propias fuentes e influencias, otros menos ortodoxos buscan también a su modo, salvando sus propios obstáculos dentro de sí mismos. Mi “método” no es el indicado para nadie, porque solo yo me entiendo a mí mismo y soy el que lidia con mis emociones, pensamientos y contradicciones. Así debería ser la búsqueda de cada uno, porque al final solo tú sabes interpretarte y nadie podrá jamás, decirte o saber lo que sientes, mejor que tú mismo. Es por eso, que es momento de hacer balance, identificar en nosotros mismos lo que fue llegando este tiempo atrás a nosotros, que nos aportó y que nos restó, que muros tiramos abajo y que nuevas creaciones construimos, que nos hizo tropezar y que nos ayudó a levantarnos.

Si hacemos un pequeño recuento mental, nos daremos cuenta que iniciamos este tortuoso camino con unas creencias, unos lastres diría yo, que nos impedían ver más allá, de lo que queríamos y podíamos comprender, aprendimos a abrir la mente a nuevas posibilidades y con ello, nuevas probabilidades se ofrecían casi por defecto. Como poco a poco, nos hemos ido dando cuenta que una vez que tirábamos abajo esa pared que nos impedía avanzar, otra estaba allí esperando, que a cada avance, esa prueba era aún más difícil, y nos hacía enfrentarnos no solo a nosotros mismos, sino a todos lo que aún no habían empezado a palpar ese obstáculo.

La religión, la muerte, la esperanza y la fe, el miedo, las ideologías, la familia. Una larga e interminable crisis existencial, en el que constantemente nos ponemos a prueba y unas veces salimos victoriosos y otras replegamos velas, y esperamos un momento más propicio. De vez en cuando paramos, miramos alrededor y vemos como el resto siguen ignorantes su ritmo, como el sonido de sus cadenas, forma la canción de los condenados, pero no somos distintos de ellos, la única diferencia es que sabemos que tenemos cadenas, que somos esclavos, que fuimos condenados y sufrimos la perversa amnesia de no saber por qué.

Esas dudas son la chispa que hizo prender la mecha, que inicio este peregrinaje. La nuestra es una epopeya digna de leyenda, unos pocos formamos esta especie de avanzadilla en el que lograremos la libertad por nosotros mismos, y esta libertad ansiada, solo llega con nuestra memoria, de hecho, solo por ansiar la libertad, ya tenemos un gran avance. Una vez recuperemos el alma de nuestra total existencia, lo tendremos todo. Cuáles fueron las mentiras implantadas, cuales las creencias falsas, cuales los modos erróneos, y en esto estamos muchos…

Cada uno elige que debe derrumbar ahora, La religión impide reconocernos, mirar hacia adentro y tomar conciencia de lo que somos, mientras miramos fuera y seguimos a otros, sean o no hijos de un dios, nosotros seremos simples bastardos sin derechos ni gloria, perpetuos hijos de Caín viviendo en el pecado y la culpa de algo de lo que no tenemos memoria suficiente como para siquiera admitir o resarcir, no hay solución aparente, es por ello que aceptamos al redentor, inocentes e inconscientes, sin saber que acabamos de colocarnos lo grilletes y por defecto colocárselos a nuestros hijos y nietos.

La muerte es otro de esos engaños que es difícil de eliminar de nuestras creencias, porque podemos creer en la resurrección, en la reencarnación o en un final sin trascendencia, pero al final cuando entramos en la caja, nada parece que nos de la prueba previa definitiva, que nos diga y aseguren que esas creencias tienen algún sentido. Hay cosas que la ciencia y la empírica jamás te responderán, si no hay nada en tu interior que se remueva y te hable nunca podrás entender que es eso de la conciencia. La necesidad de ver y tocar, es la que ha empujado a muchos a caer en ocultismos, nueva era y teosofías, que solo le ha mostrado el lado erróneo de esa realidad, que se escapa y esquiva nuestros sentidos. Otros en cambio se contentan con mirar más allá de lo que pueden comprender y aceptan conceptos como “holograma” o “Matrix” sin comprender que se están alejando aún más, de lo que es en esencia, su realidad. Una alegoría que se convierte en creencia casi religiosa, aceptada solo porque es una explicación aceptable y plausible, tomada desde la total amnesia de lo que somos.

Seguimos tirando muros, aceptamos que no morimos, pero seguimos creyendo en un orden natural, negando la raíz del mal, y tomamos filosofías orientales solo porque creemos que escapan a las garras judeo-cristianas, nos abrazamos tan fuerte a ellas, que no se nos ocurre, pensar que provienen de la misma mente retorcida. Morir y volver, para repetir y morir otra vez. Nos dan un concepto llamado Karma, que explicaría porque es necesario el perpetuo retorno, dándonos excusas infantiles para la amnesia y lo artificioso de este sistema, algo que no precisa más que un poco de análisis para concluir que somos completamente ajenos al orden natural y vivimos en una burbuja de irrealidad, pero esto lejos de plantearnos un refuerzo en nuestro análisis, preferimos paliar el desasosiego nuevamente con la dichosa “Matrix” lo que logra impedirnos que avancemos en la dirección correcta.

También nos dimos cuenta que no podemos fiarnos de absolutamente nada de lo que diga cualquier ente o ser corpóreo, de la tierra o fuera de ella, porque aquí cada uno tiene una intención y un plan distinto, y ninguno de ellos trata de evitar que nuestras dudas existenciales se resuelvan, solo nos dan bonitas palabras, gruesos libros llenos de paja literaria y un buen puñado de creencias, las cuales nos impedirán avanzar en esa búsqueda que iniciamos. Como podemos imaginar, al final, unos millones inician el camino, y estas trabas hacen que el ritmo se atenué, y de millones pasen a ser unos cientos los que logran sobrepasar estas barreras, o perder poco tiempo en ellas.

En este punto te das cuenta que solo te puedes fiar de ti mismo, y de aquellos que están aquí pringando contigo y comparten esta búsqueda, es compartiendo entre nosotros como logramos concluir y comparar experiencias, para finalmente elegir aquello que nos queda aún por liberar. Una vez tienes algunas dudas existenciales encaminadas y tu comprensión del papel que estás jugando en este mudo toma un cariz muy distinto al que tenías en un principio, es cuando las ideologías, los arraigos y lazos de sangre se desmontan.

La nación ya no es algo que te mueva, ese trapo que ondea al viento no significa nada para ti, es como que sientes que ya cometiste ese error antes y no te permites repetirlo más veces, y solo sientes amor, por la Tierra en términos generales, no por un trozo delineado en un mapa, del cual ni siquiera tienes referencias reales. Es tal el desconocimiento que tenemos del suelo que pisamos y el planeta que habitamos, que cualquier teoría medianamente bien argumentada se acepta y se cree, es por eso que cuanto más logramos aproximarnos a la verdad, más éxito tienen cosas como la “Tierra Plana” “Tierra cubica” “Tierra cóncava”…

Admitámoslo, no sabemos dónde estamos y solo creemos lo que nos dicen, hasta en algo tan básico como esto. En ningún momento pensamos que antiguamente se creía que la Tierra era plana y que un día un señor con un rudimentario telescopio dijo que la Tierra era redonda y lo quemaron vivo, tampoco nos da por pensar, que esa poderosa Iglesia inquisitoria es la misma que hoy vuelve al ataque con todas esas “teorías” de un planeta con formas geométricas antinaturales. Si nos fijamos en la naturaleza nos damos cuenta que esta, da frutos mayoritariamente esféricos, por lo tanto y sabiendo que todo está sujeto a un mismo patrón, seria estúpido pensar en cosas cubicas, planas o cóncavas, para hacer propagar la vida.

Si te das cuenta el patrón siempre es el mismo, este sistema te hace creer lo que sea con tal, de que sigas perdido y jamás alcances lo que en un principio te propusiste, saber la verdad. Como el sistema está sujeto a un modo ritual de hacer las cosas, a poco que sepas pensar, sabes cuándo y cómo te la quieren colar. Las ideologías es uno de esos patrones en los que la ingeniería social tiene su especial caldo de cultivo con nosotros, pero toda ideología y todo movimiento de ingeniería social está sujeto a un patrón, que esta obligatoriamente sujeto a unos regímenes. La mejor manera de detectarlos es a la hora de identificar sus etiquetas, los “ismos” y los “istas” con los cuales toman una idea y la invierten para transformarla en una forma de control o en un mecanismo de conflicto entre masas. Formas de dividir y vencer, métodos para fragmentar la unidad y lograr pastorear de una forma más sencilla a grandes cúmulos de población. Enfrentan al hombre con la mujer y viceversa, rompen el núcleo familiar, forman sentimiento de clase, diferencian y etiquetan a las personas por colores, formas y tamaños, y los enfrentan entre ellos.

Al final cualquier excusa es buena para tener un enemigo, familias toxicas, divididas y enfrentadas, vecinos y amigos con unas relaciones en las que la apariencia/envidia/camaradería juegan en un extraño equilibrio, relaciones laborales en las que es raro no ver una competencia desleal y un uso deportivo de la traición, y por supuesto, unas relaciones de pareja que están cada vez más motivadas por el cumplimiento de unos cañones, la autosatisfacción y el desarrollo del estatus social, que por los sentimientos.

Con todos estos ingredientes, no es raro salir a la calle y comprobar que las generaciones que vienen están muy lejos de retomar nuestra búsqueda para continuar donde lo dejemos. No soy amigo de tener esperanzas, de hecho no se lo aconsejo a nadie, la esperanza es un cáncer para la conciencia, la calla y la deja inerte en esa eterna espera, que nos ha llevado hasta estas aguas revueltas.

Una vez visto y enfrentado todo esto, una vez derribado estos muros, toca purgar todas esas mentiras, toda esa trama corrupta, todos esos escollos. La limpieza de todo ese escombraje se hace necesario para aclararnos mentalmente y aclararnos espiritualmente. Evaluar y saber que errores no podemos volver a cometer, quien está con nosotros y quien se vendió por un poco de dinero o popularidad, quien está tratando de adoctrinarte, quien persigue intenciones sectarias y usa herramientas de control mental, quien simplemente marear la perdiz y quien está igual de perdido que lo estuviste tú.

Es necesario en todo proceso de cambio y transformación parar, hacer balance y purga de vez en cuando, mirar atrás solo para no perder nuestras referencias, nuestro objetivo primario, y poder mirar hacia el frente con total confianza en ti mismo.

La liberación va llegando según te vas deshaciendo de todas esas capas de creencias que no dejaban entrar la luz en tu discernimiento, todo aquello opacaba tu comprensión y evitaba que llegases nunca a una conclusión correcta, o perdieses tu precioso tiempo en estúpidas teorías de un sabelotodo con argumentos llenos de programación mental, el deseo de ser libre no se puede evitar, pero si lo pueden retrasar, por eso hay tanto “iluminado” últimamente, que nos venden tierras planas, manipulación babilónica del lenguaje o que vivimos dentro de un ordenador, perder tiempo con estos, es una opción que te puede salir muy cara. Una vez identifiques a todos estos cuentistas vende humo, estarás liberado y con la mente despejada, ahora seguro logras encajar mejor la información interior y exterior.

Ahora cada vez más eres más tú, los pensamientos que nacen de ti, definitivamente son tuyos, sin influencias, ni reacciones originadas por los lastres que los programas provocaban que estuvieses totalmente condicionado, ahora y tras toda esta limpieza puedes Ser más tú mismo, y formar una individualidad más pura y más auténtica, natural, critica contigo, y con todos.

 

Fuente

Sencillez

C16

Kommon Blog

Free The Writers

Café de Papel

Historias que vale la pena compartir

Te miro me miras... Nos miramos

El blog de María G. Vicent

Nonet

Unas palabras especialmente para ti....

LA ZONA TRIBAL

.......ELIGE BIEN LAS PIEZAS DEL PUZZLE

Las termitas del cielo

Entropía callejera

#Barbanza

Mirada subjetiva de las noticias, con mucha picardia e ironía en #Barbanza

QUEBRANTANDO EL SILENCIO

.......ELIGE BIEN LAS PIEZAS DEL PUZZLE

風俗に生かされている

風俗に生かされている男の風俗探検!いろんな地域、いろんなジャンルの風俗を好き嫌いせず体験していきます。